Los cambios planetarios


Un proceso natural
La evolución es un hecho natural. Nuestro planeta y todos los seres vivos que habitamos la Tierra seguimos ese ciclo. Sin embargo, la resistencia al cambio del humano materialista se convierte en un obstáculo que impide ver que formamos parte de un gran sistema universal, sutil y espiritual, que avanza cada vez a pasos más veloces

Por Glenda González


Desde el punto de vista espiritual, mucho se ha escrito sobre los cambios planetarios. Abundan los materiales que enfocan el tema desde perspectivas geográficas, sociales, culturales, históricas y religiosas.

El vínculo entre los cambios planetarios y las profecías mayas es uno de los enfoques más frecuentes, incluyendo el hecho de tomar como fecha de referencia importante el año 2012.

Los seres de luz que están ayudando al planeta en el proceso de evolución coinciden en los mismos planteamientos. De ahí que las canalizaciones sobre el tema y las lecturas que realicemos en cualquier texto o artículo tengan tanto en común.

Estos guías y maestros reiteran que el planeta está vibrando cada vez más rápido. Los científicos, de alguna u otra forma, avalan tal afirmación cuando mediante pruebas y experimentos informan sobre las variaciones de las Ondas Schumann y el magnetismo terrestre, aunado a los fenómenos climatológicos y movimientos geológicos.

Sin embargo, se han tejido muchas leyendas alrededor de estos hechos que inducen a pensar que lo que ocurrirá -y ya está sucediendo- es una especie de cataclismo o el apocalipsis, visión que solo está contribuyendo a crear más formas de pensamiento negativas sobre la Tierra.

Por ello, el mensaje que se quiere transmitir es de positivismo. Ciertamente, la Tierra está pasando a otra dimensión y todos los fenómenos que estamos viviendo tienen que ver con esa realidad.

Nuestro planeta ya está vibrando a un nivel más alto. Lo confirman los científicos cuando señalan que se ha pasado de una escala vibratoria estable (hasta el año 1980 fue de 7,8 hertz o ciclos por segundo) a una medida que ya llega a 12 hertz o ciclos por segundo, lo que origina cambios en nuestros sistemas biológicos que se están sintiendo cada vez con mayor fuerza.

Muchas pruebas demuestran que el aumento de las frecuencias vibratorias del planeta incide en el comportamiento de células, tejidos y órganos, en los niveles hormonales, en los procesos químicos celulares, en la percepción del tiempo, el ritmo cerebral, en la expansión de la conciencia y el flujo de energía vital, e incluso en la actividad del biocampo humano para crear barreras defensivas contra las agresiones del medio ambiente, ya sean físicas o psíquicas.

Este proceso de cambio no es extraño, forma parte de las etapas naturales de evolución a las que debemos acoplarnos al mismo ritmo que lo hace todo el sistema universal.

Las informaciones disponibles sobre el tema reiteran que en los últimos años el sistema solar ha estado acercándose al Cinturón de Fotones, hecho que está provocando alteraciones en todos sus componentes, incluyendo el sol, que pasa por una etapa de reacomodo en sus polos y en sus ciclos, según alertan expertos observadores.

Lógicamente la Tierra no es una excepción dentro del sistema y también se está reacomodando para ese paso por el campo fotónico. Se dice al respecto que "cuando el planeta detenga su rotación y la frecuencia de resonancia alcance los 13 ciclos, estaremos en el campo magnético del punto cero o zona nula."


Para ese momento se predice una inversión de los polos, aunque en verdad se trata de una inclinación de los mismos hacia un punto que facilitará la ascensión planetaria desde el eje magnético en espiral. No obstante, la inversión es real respecto a la posición que tenía el eje hace unos 25 mil años, aproximadamente.

Tal declinación es medida científicamente y se ha determinado que el polo magnético se desplaza hacia el noroeste a una velocidad que oscila entre 16 y 25 Km por año. Los seres de luz anuncian que ese movimiento se acelera cada vez más y ya estamos en el momento clave para la ascensión.

El movimiento del eje magnético terrestre coloca al planeta en la posición correcta para direccionarse hacia Las Pléyades (en la constelación de Tauro), grupo estelar cuyo sol central es Alción, circundado por el cinturón fotónico al que nos acercamos actualmente para el cambio dimensional.



Artículo protegido por derechos de autor. PROHIBIDO USO COMERCIAL. MENCIONAR AUTOR Y PAGINA. NO ALTERAR CONTENIDOS Creative Commons License
Argos en Red by http://argosenred.galeon.com/ is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported License.

PROHIBIDO USO COMERCIAL. MENCIONAR SIEMPRE AUTOR Y PAGINA. NO ALTERAR CONTENIDOS